To offer you the best service possible, Dr. Schär Institute uses cookies. By using our services, you agree to the use of cookies. I agree

Plataforma informativa para necesidades dietéticas especiales.

Dr. Schär Institute
Menú

Directrices y publicaciones: recomendaciones sobre el Síndrome del Intestino Irritable

Directrices sobre el Síndrome del Intestino Irritable
Directrices sobre el Síndrome del Intestino Irritable
En todo el mundo se están llevando a cabo numerosos estudios e investigaciones sobre el Síndrome del Intestino Irritable (SSI, en inglés IBS o Irritable Bowel Syndrome) y sus causas.
Las causas del Síndrome del Intestino Irritable y la prevalencia están siendo estudiadas por distintos grupos de investigación en todo el mundo. Algunos estudios también se dedican especialmente a las relaciones con otras enfermedades. Los científicos del hospital universitario Charité de Berlín se dedican, por ejemplo, en el estudio «Gluten-free diet in IBS», abreviado GIBS, a la correlación con una sensibilidad al gluten no celíaca. Un equipo formado por Wahnschaffe y colaboradores, trató de calcular en 2001 la frecuencia de pacientes celíacos entre los pacientes con SII, y así poder aliviar las molestias de los afectados siguiendo una dieta sin gluten. [1]
En la guía de la Sociedad Española de Gastroenterología se establecen tres criterios que definen el Síndrome del Intestino Irritable en los adultos:

a) Dolor o molestia abdominal recurrente al menos 3 días por mes en los últimos 3 meses asociado a dos o más de los siguientes síntomas:
  1. Mejora con la defecación.
  2. Comienzo asociado con un cambio en la frecuencia de las deposiciones.
  3. Comienzo asociado con un cambio en la consistencia de las deposiciones.
b) Los criterios deben cumplirse durante los últimos 3 meses y los síntomas haber comenzado un mínimo de 6 meses antes del diagnóstico

c) Es indispensable que no existan otros cuadros clínicos que pudieran ser responsables de los síntomas. En el diagnóstico diferencial se han de descartar patologías que cursan con síntomas parecidos en particular intolerancias a gluten, lactosa y fructosa.

Por otro lado, se encuentra el caso de los niños y adolescentes, donde hasta la edad de 8-12 años, los niños no pueden especificar correctamente la localización y el carácter de las molestias, es decir, normalmente los pacientes no están en condiciones de hacer referencia por iniciativa propia a sus molestias en el intestino de acuerdo con su impresión subjetiva. Por lo tanto, el diagnóstico debe basarse en la mayoría de los casos en los detalles proporcionados por los padres. La definición de Roma resulta de ayuda en este sentido en forma de criterios de aplicación objetiva.

A nivel internacional hay disponible un documento de posición redactado por la American Gastroenterology Association (AGA) en 2002, titulado American Gastroenterological Association Medical Position Statement: Irritable Bowel Syndrome. En Gran Bretaña las directrices son algo más actuales: McKenzie et. al formularon en 2012 las British Dietetic Association evidence-based practice guidelines for the dietary management of irritable bowel syndrome in adults, después de que el equipo de Spiller et. al ya se dedicaran a ello en 2008 con las Guidelines on the irritable bowel syndrome: mechanisms and practical management. El National Collaborating Centre for Nursing and Supportive Care (NCC-NSC) y el National Institute for Health and Clinical Excellence (NICE) reunieron en 2008 de forma general para los EE. UU., Gran Bretaña e Italia las directrices de asistencia para el Síndrome del Intestino Irritable (en inglés, Irritable bowel syndrome in adults. Diagnosis and management of irritable bowel syndrome in primary care).
Referencias
  1. WAHNSCHAFFE U, ET AL. Celiac disease-like abnormalities in a subgroup of patients with irritable bowel syndrome. Gastroenterology. 2001 Dec;121(6):1329-38.

Más información sobre este tema...

Artículo especializado 1

Mostrar todo

La dieta baja en FODMAPs reduce los síntomas del SII, tanto como el asesoramiento dietético tradicional: prueba con control aleatorio

Hay una serie de ensayos clínicos para apoyar la observación de que una reducción de FODMAPs en la dieta es beneficiosa para los pacientes con SII, aunque por otro lado, hasta ahora ningún ensayo controlado aleatorizado ha demostrado que una dieta baja en FODMAP sea mejor que el asesoramiento dietético tradicional que se ofrece comúnmente a los pacientes con SII. El objetivo de este estudio multicéntrico, aleatorio y controlado fuecomparar el efecto sobre los síntomas del SII al seguir una dieta baja en FODMAP en comparación con el asesoramiento dietético tradicional de manera ciego siemple entre los pacientes ambulatorios con SII en un entorno semejante a la práctica clínica habitual.
Autor:
Bohn, L; Storsrud, S; et al.;
Año:
2015
www.drschaer-institute.com