To offer you the best service possible, Dr. Schär Institute uses cookies. By using our services, you agree to the use of cookies. I agree

Plataforma informativa para necesidades dietéticas especiales.

Dr. Schär Institute
Menú

Síntomas de la enfermedad celíaca

Dr. Schär Institute Síntomas Enfermedad celíaca Intolerancia al gluten Dolor de barriga
Dolor de barriga
El cuadro clínico de la enfermedad celíaca ha cambiado con el paso de los años y los síntomas son muy variados. Hoy en día la enfermedad celíaca en la mayoría de los casos no se manifiesta, o por lo menos no lo hace exclusivamente, con las típicas molestias gastrointestinales sino que los síntomas incluyen desde dolor de cabeza hasta anemia ferropénica y problemas de fertilidad.
Los síntomas típicos de la enfermedad celíaca son diarrea, pérdida de peso y fuerza, distensión abdominal, dolor de barriga, náuseas… y en el caso de los niños además, problemas de crecimiento. En algunos casos se presentan enfermedades asociadas que pueden indicar una enfermedad celíaca, como anemia ferropénica, osteoporosis, amenorrea, carencia de vitaminas y minerales, dermatitis herpetiforme (DH), problemas de fertilidad o una intolerancia a la lactosa. También las enfermedades autoinmunes, como la diabetes tipo 1, las enfermedades hepáticas y tiroideas pueden ser indicios de una posible enfermedad celíaca.

Resumen de los síntomas

Síntomas gastrointestinales Síntomas extraintestinales Síntomas generales
  • Diarrea
  • Gases
  • Náuseas
  • Vómitos
  • Esteatorrea
  • Meteorismo
  • Anemia (hierro, vitamina B12, ácido fólico)
  • Osteoporosis y defectos en el esmalte dental
  • Hemorragias (falta de vitamina K)
  • Trastornos neurológicos
  • Atrofia, tetania
  • Problemas de fertilidad
  • Abortos
  • Valores hepáticos elevados
  • Dermatitis herpetiforme (DH)
  • Pérdida de peso
  • Problemas de crecimiento
  • Enanismo
  • Fatiga, cansancio
  • Distensión abdominal

Formas clínicas de la enfermedad celíaca

Debido a la sintomatología heterogénea, la enfermedad celíaca se subdivide en distintas formas clínicas.

 

Enfermedad celíaca clásica

Los síntomas clásicos aparecen sobre todo en los niños
La enfermedad celíaca clásica, antiguamente denominada enfermedad celíaca típica, se desarrolla precozmente, por lo general algunos meses después del destete, y presenta los típicos síntomas de malabsorción: diarrea crónica, problemas de crecimiento, pérdida de apetito, náuseas y distensión abdominal. En los pacientes se detectan autoanticuerpos contra el endomisio y las transglutaminasas tisulares. Además, son visibles las típicas alteraciones histológicas de la mucosa en el intestino delgado.
 

Enfermedad celíaca sintomática

Los variados síntomas dificultan el diagnostico
La enfermedad celíaca sintomática, antiguamente denominada enfermedad celíaca atípica o manifiesta, aparece posteriormente con síntomas fuera del entorno intestinal, como anemia por falta de hierro, aumento de las transaminasas hepáticas, dolores de barriga recurrentes, hipoplasia del esmalte dental, dermatitis herpetiforme Duhring y problemas de crecimiento en la edad escolar. En el suero son detectables anticuerpos típicos de la enfermedad celíaca y tienen lugar alteraciones características de la mucosa del intestino delgado.
 

Enfermedad celíaca subclínica

Hallazgo accidental, puesto que no existen molestias perceptibles
La enfermedad celíaca subclínica, antiguamente denominada enfermedad celíaca asintomática o silenciosa, se diagnostica en sujetos asintomáticos por casualidad, mediante la detección de anticuerpos positivos al realizarles un examen serológico. También son detectables alteraciones histológicas de la mucosa del intestino delgado. En muchos casos, los síntomas solo están aparentemente ocultos, en realidad se observa una mejora de la capacidad de rendimiento física y mental tras empezar una alimentación sin gluten.
 

Enfermedad celíaca potencial

Especialmente relevante para sujetos con enfermedades autoinmunes
Como enfermedad celíaca potencial, anteriormente denominada enfermedad celíaca latente, se denominan aquellos casos en que se detectan marcadores serológicos positivos, pero la biopsia del intestino es poco llamativa. Estas personas tienen que ser controladas para detectar una posible atrofia vellositaria prematuramente. A menudo la enfermedad celíaca también se diagnostica en sujetos que padecen una enfermedad autoinmune, especialmente diabetes tipo 1 y tiroiditis, síndromes como el síndrome de Down, Turner y Williams, o bien que presentan una carencia de IgA.
 

Enfermedad celíaca refractaria

La alimentación sin gluten no aporta ninguna mejora
En una parte muy pequeña de pacientes celíacos (cerca del 0,5 %) aparece una enfermedad celíaca refractaria, es decir, se desarrolla otra enfermedad similar a la enfermedad celíaca, a pesar del seguimiento estricto de la dieta sin gluten.

Más información sobre este tema...

Artículo especializado 1

Mostrar todo

Estudios 1

Mostrar todo

Qué es la enfermedad celíaca refractaria y cómo se diagnostica? Una visión de la investigación actual.

La enfermedad celíaca puede presentarse de distintas formas. En este artículo se explica qué es la enfermedad celíaca refractaria, su diagnóstico y evolución en el paciente.

>> Leer más... <<<
Autor:
Schumann, M;
Año:
2014

Usefulness of Symptoms to Screen for Celiac Disease

Abstract

OBJECTIVE:
To describe the frequency of symptoms and associated conditions among screening-detected celiac disease (CD) cases and non-CD children and to evaluate questionnaire-based case-finding targeting the general population.

METHODS:
In a population-based CD screening of 12-year-olds, children and their parents completed questionnaires on CD-associated symptoms and conditions before knowledge of CD status. Questionnaire data for those who had their CD detected in the screening (n = 153) were compared with those of children with normal levels of CD markers (n = 7016). Hypothetical case-finding strategies were also evaluated. Questionnaires were returned by 7054 (98%) of the children and by 6294 (88%) of their parents.

RESULTS:
Symptoms were as common among screening-detected CD cases as among non-CD children. The frequency of children with screening-detected CD was similar when comparing the groups with and without any CD-related symptoms (2.1% vs 2.1%; P = .930) or CD-associated conditions (3.6% vs 2.1%; P = .07). Case-finding by asking for CD-associated symptoms and/or conditions would have identified 52 cases (38% of all cases) at a cost of analyzing blood samples for 2282 children (37%) in the study population.

CONCLUSIONS:
The current recommended guidelines for finding undiagnosed CD cases, so-called active case-finding, fail to identify the majority of previously undiagnosed cases if applied in the general population of Swedish 12-year-olds. Our results warrant further studies on the effectiveness of CD case-finding in the pediatric population, both at the clinical and population-based levels.

Resource: Pediatrics. 2014 Feb;133(2):211-8. doi: 10.1542/peds.2012-3765. Epub 2014 Jan 13
 
Autor:
Rosén, A; Sandström, O; Carlsson, A; et al.;
Año:
2014 Enero
Idiomas:
English;
www.drschaer-institute.com