To offer you the best service possible, Dr. Schär Institute uses cookies. By using our services, you agree to the use of cookies. I agree

Plataforma informativa para necesidades dietéticas especiales.

Dr. Schär Institute
Menú

Inmediata o retardada: la sintomatología de la alergia al trigo

En la alergia al trigo pueden verse afectados muchos órganos: aparte de los clásicos picores e irritación en la cara, normalmente también se ven perjudicados la piel, los pulmones y el tracto gastrointestinal. Los síntomas gastrointestinales son muy parecidos a los que se presentan en la enfermedad celíaca, por lo que es importante realizar un diagnóstico correcto.
La alergia al trigo presenta una sintomatología muy variada: desde los síntomas clásicos de una alergia con picor e hinchazón de las mucosas, hasta molestias no específicas en el tracto intestinal. Hay reacciones inmediatas y reacciones tardías. Por ejemplo, durante la infancia las reacciones inmediatas se manifiestan casi exclusivamente en la piel y como reacción tardía en los niños puede desarrollarse una dermatitis atópica.
Como reacciones tardías, es decir reacciones que se dan entre unas horas y uno o dos días después del consumo de trigo, también pueden aparecer molestias gastrointestinales. A menudo, estas se observan en el caso de los adultos, y a primera vista pueden confundirse con el Síndrome del Intestino Irritable. En estos casos, normalmente se trata de una alergia al gluten del trigo, que sobre la base de la sintomatología no se distingue claramente de la enfermedad celíaca. En este sentido es importante seguir el proceso de diagnóstico correcto, ya que el tratamiento de la alergia al trigo no es el mismo que el utilizado en la enteropatía relacionada con una sensibilidad al gluten. En caso de molestias gastrointestinales no específicas, también tiene que tenerse en consideración la sensibilidad al gluten no celíaca.
 

Formas especiales de la alergia al trigo

Además de la alergia al trigo clásica, que sobre todo afecta a los niños, existen algunas formas especiales. Por ejemplo, la denominada asma del panadero o asma por exposición a harina, en la que los pulmones se ven afectados y puede faltar la respiración. En este caso se trata de una alergia al polen del trigo, en la cual el trigo constituye un alérgeno por inhalación (inspiración). En otras ocasiones, la alergia al trigo se presenta como la denominada anafilaxia inducida por el ejercicio físico dependiente del trigo (del inglés WDEIA o wheat-dependent exercise-induced anaphylaxis), una reacción inmediata que se diagnóstica más a menudo en los adultos que en los niños. Al realizar ejercicio físico intenso tras el consumo de productos que contienen gluten, puede producirse un shock anafiláctico. Por último, otra forma especial es la esofagitis eosinofílica, en cuyo caso el trigo también puede ser un desencadenante.

¿Qué es la esofagitis eosinofílica?

Se trata generalmente de una inflamación difusa de la mucosa del esófago. La esofagitis eosinofílica (EoE) es una inflamación crónica inmunológica del esófago que puede causar una pérdida de elasticidad del esófago y comportar la reducción del esófago (estrechamiento) a raíz de las alteraciones de la mucosa. Por consiguiente, los pacientes con EoE normalmente se quejan de dificultades considerables para tragar alimentos sólidos. Por ahora la EoE no tiene cura. Además del tratamiento a base de medicamentos, puede ser de gran ayuda una dieta hipoalergénica, en la que el paciente evita seis alérgenos principales, entre otros, el trigo. Se ha observado que en aproximadamente el 70 % de los casos se alivian los síntomas.

Resumen de los posibles síntomas de una alergia al trigo

  • En la boca, la nariz, los ojos y la faringe: hinchazón, picor o sensación de irritación
  • En la piel: eccema atópico, urticaria
  • En los pulmones: falta de respiración, asma, asma del panadero
  • En el tracto gastrointestinal: calambres, náuseas, vómitos, gases y diarrea
www.drschaer-institute.com